domingo, 23 de agosto de 2015

CUADERNOS GANDIVA_XIX

Tenebrosa, viscosa, húmeda, acechante, lacerante y fétida, palpitante y mortífera...
¿Puede la selva reunir los elementos necesarios para engendrar monstruosidades, capaces de perturbar las mentes de los simples mortales?